08 noviembre, 2005


 

GABILONDO



Le deseo suerte a Gabilondo en su nueva aventura en la televisión. La va a necesitar. Especialmente después del comienzo de ayer. Estaba nervioso y se le noto falta de tablas ante las cámaras. Pero hay que decir que no creo que la culpa fuera suya. Lo que más me llamó la atención fue la sensación de soledad que había en la pantalla. Soledad de un tipo ante un montón de gente expectante delante de la pantalla que quería ver el estreno de la cadena de Polanco.
Sorprendente fue la primera reportera que salió en pantalla informando del desgraciado accidente donde perdieron la vida seis personas. Nada menos que la ministra de fomento, Magdalena Álvarez, temblando como si fuera una becaria ante su primera oportunidad ante las cámaras. Micrófono en mano y primer plano. ¿Tendrá nómina en Cuatro? No creo, pero paga el gobierno.
Espectacular el frances de Iñaki. Protagonista absoluto del reportaje sobre los disturbios en París. ¿Será el la causa o la solución? Al final no me enteré.
Surrealista la entrevista con Maragall y Aguirre. El primero a gritos - ¿se oye o no? - y la segunda metiendo puyas a la mínima. Al final, corte por lo sano y a otra cosa.
Ya no vi más. Dentro de un tiempo me pasaré a ver como les va. Lo que auguro es un éxito de audiencia el primer día.

|

<< Home
Creative Commons License

This page is powered by Blogger. Isn't yours?