24 octubre, 2005


 

SÍMBOLOS







Tanto el fascismo como el comunismo han sido los dos grandes males del siglo pasado en todo el mundo. Han originado millones de muertes y han privado de libertad a países enteros. Ambos fenómenos son deplorables, y prácticamente el mundo entero los rechaza y desprecia con fuerza. Aunque hoy en día todavía quedan países comunistas, y gente que los apoya.

Hay una costumbre en España por la que sólo los símbolos de una determinada ideología son inadmisibles, mientras que los símbolos de la opuesta son admirables. Levantar el brazo realizando el saludo nazi o llevar banderas de otras épocas es motivo de denuncia y de noticia. La hoz y el martillo, el puño en alto o imágenes de Stalin campean a sus anchas mientras la gente sonríe y se siente solidaria.

La coherencia implica rechazarlos todos. Sonreir ante unos y estallar ante otros no es más que un síntoma de incoherencia, odio o lo que es peor, complicidad e identificación con una de las abominables ideologías.

La situación en España se lleva a veces hasta el absurdo. Se llega a condenar que una bandera española se despliegue en un lugar público o que un entusiasta grite un ¡Viva España!.

|

<< Home
Creative Commons License

This page is powered by Blogger. Isn't yours?